primer periódico hiperlocal en España | año VII | 9 de diciembre de 2016
Seleccionar página

¿Qué vecino del barrio fue ‘protagonista pasivo’ de uno de los más mediáticos crímenes del XX??

García Jalón | Foto: Mundo Gráfico

García Jalón | Foto: Mundo Gráfico

En estos días en los que los crímenes del llamado ‘falso monje shaolin’ de Bilbao han reclamado portadas de periódicos y aperturas de informativos de televisión, de forma serializada, a la antigua usanza, nos ha venido a la memoria un episodio de similar negrura ocurrido hace 100 años y que tuvo como víctima a un vecino de la calle Divino Pastor.

La fama se la llevó su asesino, el Capitán Sánchez, pero Rodrigo García Jalón, fue el auténtico y luctuoso protagonista de uno de los crímenes más mediáticos del siglo XX español, un suceso que conmocionó al país en 1913 y al que la prensa dedicó una especial cobertura liderada por El Imparcial y su joven periodista Serrano Anguita, crucial para el desenlace del misterio y que acabaría teniendo hasta calle en Madrid.

Rodrigo García Jalón tenía 50 años de edad, vivía en la calle Divino Pastor, tenía una holgada posición económica que le permitía trabajar poco y frecuentar con asiduidad los lugares que en aquella época madrileña estaban dedicados al juego, muy principalmente el Círculo de Bellas Artes, donde era una persona muy conocida.

Se sabía que Rodrigo tenía una especial predilección por las mujeres y se le conocían unas cuantas aventuras sentimentales intensas. Era serio en lo que cabe, cordial, afable y bastante estimado por las personas que le conocían. De su matrimonio le habían quedado tres hijos, uno de los cuales estudiaba en la Academia de Infantería de Toledo, otro en un colegio de Francia y un tercero vivía con él, junto con una vieja ama de llaves que llevaba las riendas de la casa.”

(Federico Bravo Morata)

García Jalón desapareció un buen día y nada más se supo de él hasta que meses después encontraron sus restos en la Escuela Superior del Ejército, donde vivía su verdugo. Manuel Sánchez y su hija María Luisa, amante de la víctima, asesinaron a García Jalón para robarle cinco mil pesetas, una pequeña fortuna por aquel entonces.

Nuestro vecino acabó descuartizado y emparedado; su verdugo, ejecutado y María Luisa, condenada a 30 años de prisión, donde acabó muriendo tras 12 años de encarcelamiento.

La historia hizo correr ríos de tinta e, incluso, Vicente Aranda la llevó a la pantalla como uno de los episodios de la serie televisiva ‘La Huella del Crimen’.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39