primer periódico hiperlocal en España | año VII | 10 de diciembre de 2016
Seleccionar página

San Onofre, lo castizo a un paso de la modernidad

San Onofre une escuetamente Fuencarral y Valverde. Une también como de pasada la modernidad de Fuencarral y la tradición de Valverde a esa altura (desemboca en un convento) y resume ambos conceptos en sus pocos metros, con comercios tradicionales y otros de marchamo moderno.

El nombre

Es un homenaje a un anacoreta de la Tebaida, un poema épico latino que, al estilo de la Eneida, narra una historia de oráculos y dioses que se entrometen en las vidas de siete humanos en busca de su destino.

La calle antes…

Daniel en San Onofre | L.C.

Daniel en San Onofre | L.C.

En tiempos, los terrenos que hoy ocupan la calle pertenecieron a Beatriz Galindo, mujer excepcional para sus siglos – vivió a caballo del XV y el XVI – personaje principal de la corte de Isabel la Católica y gran humanista, lo que le valió el sobrenombre de “La Latina” que luego se extendió al barrio de Madrid donde vivió y que aún hoy es así conocido.

Galindo era muy devota de San Nuflo (nombre con el que bautizó a unos de sus hijos) y allí erigió una ermita en su honor. Curiosamente Nuflo es sinónimo de Onofre y de aquí que la calle adquiriera este nombre.

Seguramente el negocio tradicional más conocido de la calle es el Horno de San Onofre, primero de los hornos de esta cadena abiertos en Madrid. San Onofre en realidad lleva allí desde 1972, pero recoge el local y el espíritu de El buen gusto, otra pastelería que desde muchísimos años atrás allí había. Muchos son los roscones y las palmeras de chocolate que han despachado desde entonces.

En San Onofre nos recibe Daniel, que lleva en el barrio tiempo inmemoral, tanto como para recordar el bajón de los ochenta en tiempo de quinquis y droga y cómo el barrio ha remontado con el acercamiento del concepto Chueca a las inmediaciones de Fuencarral. Él y otros vecinos fundaron en su día la asociación AVECO para luchar contra la degradación del barrio. “Leguina, no queremos heroína”, clamamaban entonces.

Daniel nos muestra unos cuadros del pintor Cabañas que adornan el horno y que son herencia de la anterior pastelería de la que era propietario. Aún antes, allí mismo tenían una papelería los Cabañas.

Colchonería Marina | L.C.

Colchonería Marina | L.C.

Aunque no tan conocida como el horno,  más antigua aún es la colchonería Marina, fundada en 1892 por Mariano Marina, el abuelo de dos encantadoras hermanas de avanzada edad que regentan este pequeño negocio con raigambre en el centro de Madrid.

 El negocio aún espera la placa que el ayuntamiento concede a los establecimientos centenarios en Madrid.

Las hermanas son tímidas y modestas, no dan importancia a todo lo que sus ojos han visto en el barrio desde que eran niñas, pero nos explican que en la tienda de la esquina con Fuencarral, en la que ahora hay un Diesel, hubo hasta hace no tanto una peletería también centenaria. Curiosamente desde que cerró ya han pasado por allí dos negocios diferentes.

…y la calle ahora

El adoquinado y las farolas son nuevos en San Onofre, cuya reciente peatonalización es un beneficio colateral del de la calle Fuencarral. Actualmente en San Onofre encontramos, además de los negocios tradicionales que hemos comentado, un par de peluquerías que desafían al clasicismo -una de ambiernte gay y otra afroamericana-, una chocolatería y un restaurante asturiano atendido por filipinos y latinoamericanos.

La gente del Horno San Onofre ha abierto también un colmado de aspecto clásico que pretende recoger el espíritu de tiempos pasados y evitar – según nos cuenta Daniel – el afincamiento en la zona de ultramarinos de menos calidad de los que pueblan nuestras calles los últimos años

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39