primer periódico hiperlocal en España | año VI | 31 de agosto de 2015
¿En qué lugar de Malasaña puedes encontrar granados?

¿En qué lugar de Malasaña puedes encontrar granados?

Una decena de granadas a punto de madurar. Es lo que se encontró el objetivo del periódico Somos Malasaña en una esquina del barrio un día del mes de julio. La imagen, más propia de una huerta que de las aceras de una gran ciudad, fue tomada frente al Teatro Maravillas, en el cruce de las calles Manuela Malasaña con Ruiz. Varios días después, el granado apareció sin ninguno de sus frutos, tal vez arrancados por los jardineros municipales, en previsión de que algunos de los frutos cayeran al suelo, o por algún vecino con ínfulas de agricultor. En cualquiera de los dos casos, habrá que esperar a la siguiente cosecha para volver a disfrutar de las granadas en Malasaña. ¿Has visto más árboles frutales en la zona? Comparte su ubicación en los comentarios Otras estampas: Mira aquí más fotografías curiosas de Malasaña...
Cántaro blanco, frescor lácteo

Cántaro blanco, frescor lácteo

Mi último artículo, o lo que sea esto que escribo, hasta el primer domingo de septiembre quería que fuera ligero y fresco. Pensé en Lolo, Polos Artesanos, que es uno de los frescos del barrio y tiene una oferta curiosa, pero ya se ha hablado bastante de ellos. Así que me decidí por Cántaro Blanco*, una tienda con un concepto muy original, de apertura reciente (unos 4 meses), donde puedes disfrutar de productos lácteos artesanales de primera calidad y frescos, frescos para este verano infernal que estamos sufriendo en Madrid. No lo veáis como el típico establecimiento modernito con oferta cool, por favor, no me seáis prejuiciosos. A mí me parece que la propuesta de este sitio es estupenda, retoma la antigua tradición de las lecherías pero con un mayor conocimiento de causa, con packaging sostenible (como antes, reutilizando envases) y con una estética de acuerdo con los tiempos que corren. Para acompañar esta idea de ligereza veraniega, aquí os dejo esta bonita canción de Bigott. Este establecimiento, todo muy chulo, muy blanquito, como la leche misma, presenta zona para tomarse algo in situ, yogur, horchata fresca, batido, granizado, café o infusiones y, luego, tienen gran número de derivados lácteos y otras cositas para llevar. Me llamó especialmente la atención una esquina del local donde se despacha leche fresca a granel. Puedes llevarte tu propia botella para rellenar o comprar una botella vintage allí (0,60 €). 1 l de leche fresca cuesta 1,10 € y te ofrecen también versión 1,5 l (1,65 €), 3 l (3 €) y 0,5 l (0,60 €), según tus necesidades o apetencias. A mí me...
Luna Rossa, auténtica pizza napolitana en Malasaña

Luna Rossa, auténtica pizza napolitana en Malasaña

Aquí estamos, un napolitano y una asturiana dirigiéndose al Luna Rossa en busca de una auténtica pizza napolitana. Si queréis saber en qué consiste una pizza napolitana, aquí doy una breve explicación. Lo básico: masa muy fina, suave y jugosa en el interior y borde ancho, esponjoso y con el típico aroma y sabor que deja la elaboración en horno de leña (¡prohibido el eléctrico!). En cuanto a condimentos, la pizza napolitana por excelencia es la Margherita: tomate, mozzarella y albahaca. Para amenizar musical y visualmente esta crónica, os dejo aquí una escena de Los Soprano en la que el tío Junior se pone nostálgico y canta Core ‘ngrato, también conocida por Catarì. Esta canción se la dedica un calabrés, que estudió en Nápoles y luego emigró a Nueva York, a su amada (Catarì), que debió ser algo ingrata con él, de ahí el título y la historia. La hizo famosa Caruso y la cantaron todos los tenores más importantes del siglo XX, incluidos los españoles. Esta versión no posee la calidad musical que tendría si la cantara alguno de los grandes pero sí transmite la melancolía típica de los emigrantes napolitanos cuando piensan en su tierra, en sus orígenes. Una premisa: si hay algo que caracteriza profundamente a los napolitanos es que la globalización no les afecta en absoluto, ellos viven su napolitanismo con una convicción francamente loable, son otro mundo dentro de Europa. Sabiendo esto, la decoración del local debo decir que es muy como los napolitanos decoran sus restaurantes, especialmente los emigrantes, que tratan de reflejar en sus paredes la vida napolitana. Un ejemplo claro podría ser esto. Esta...
¿En qué película española aparece Miss Maravillas 1950?

¿En qué película española aparece Miss Maravillas 1950?

Carpetania Madrid, a través del blog Gatos Curiosos, nos desvela otro de esos interesantes secretos sobre el barrio a los que nos tiene acostumbrados. Éste, además, viene con premio… ‘Miss Maravillas 1950’, así como buena parte del barrio de Maravillas-Malasaña, tal y como estaba a principios de los años 60 -aunque la película recrea la primera mitad de los 50-, protagonizan ‘El mundo sigue’, película dirigida por Fernando Fernán Gómez, con guión del mismo Fernán Gómez, basada en la novela de Juan Antonio Zunzunegui y producida por Ada Films (Tibor Reves y Juan Estelrich). Con un reparto formado por Lina Canalejas -como Miss Maravillas año 1950 y reina de la belleza de Madrid-, Fernando Fernán Gómez, Gemma Cuervo, Milagros Leal, Agustín González, Francisco Pierrá, José Morales, Fernando Guillén, José Calvo, Jacinto San Emeterio, José María Caffarel y Pilar Bardem. Se trata de una película galdosiana, un melodrama feroz , casi documental, de alto tono, que muestra la miseria en la España de Franco y la vida cotidiana y difícil de los vecinos de Maravillas-Malasaña y de Chueca allá por los años 50. Censura y reestreno ‘El Mundo sigue’ se estrenó el 10 de julio de 1965 de forma casi clandestina en el cine Buenos Aires de Bilbao, en un programa doble y con dos años de retraso. Cincuenta años exactos después de su estreno, con motivo de su aniversario, ‘El Mundo sigue’ se reestrenará el próximo viernes en los Cines Verdi, en su versión restaurada y en formato DCP. Este reestreno es una oportunidad única de recuperar en pantalla grande uno de los títulos más desconocidos de Fernando Fernán Gómez....
Café de Ruiz, vetusto ma non troppo

Café de Ruiz, vetusto ma non troppo

Martes, noche calurosa donde las haya, M. y yo vamos hacia el Café de Ruiz, pasando ante terrazas llenas de gente. En verano tener una terraza en Malasaña es como ser el Rey Midas y convertir simples e incómodas sillas de plástico o metal vulgar en oro. Todo el mundo lucha por una preciada silla terracil (a ver si la R.A.E. se anima y acepta este adjetivo, yo lo encuentro bien bonito). Llegamos al Café de Ruiz, de estilo antiguo, aunque realmente remodelado en 1977. Creo que alguien debería estudiar el fenómeno café literario en Malasaña, sería una tesis/tesina/TFM interesantísima/o. Hasta el momento he encontrado 3 cafés supuestamente antiguos: Manuela, Café Ajenjo y este, el Café de Ruiz, que comenzaron su andadura en 1979, 1978 y 1977 respectivamente. La vida es una engañufla. Todos estos cafés se caracterizan por parecer de principios del siglo pasado, cada uno con sus aires: el Manuela más teatral y barroco, el Café Ajenjo más austero y este último, el Café de Ruiz, un término medio. ¿Veremos dentro de 30-40 años aún en pie alguno de los tropocientos (¡R.A.E.!) mil bares industriales-retro-cuquis actuales? ¿Y los consideraremos algo característico de esta época (2010-2020) o pensaremos que son de otra época por la cuestión retro? Bueno, ya empiezo a irme por las ramas. Sí, lo dejo. Para esta ocasión propongo, como acompañamiento, esta joya musical, My funny valentine, interpretada maravillosamente por Chet Baker. Pues, lo dicho, hasta 1977 este local era una tienda de ultramarinos además de la casa de sus dueños. De esta última queda aún la cocina de carbón a modo de recordatorio, para que...
Éramos Malasaña: Haciendo trastadas

Éramos Malasaña: Haciendo trastadas

Nueva entrega de nuestro blog ‘Éramos Malasaña’. El mes de junio siempre fue para la chavalería el mejor del año, pues traía consigo las vacaciones escolares. Atrás quedaba el largo curso con todas sus cosas buenas y otras no tanto. Eso debió de pensar la señora que caminaba por la calle de la Beneficencia, allá por el año de 1978, camino del antiguo mercado de Barceló y que en el preciso instante de la foto pasaba por debajo de las ventanas del grupo escolar -hoy colegio público- Isabel La Católica. Texto y fotografía, Pablo Linés En la pared que aparece delante de la mujer de la imagen se puede ver ya una pintada. El ‘dos caballos’ hoy es objeto de culto y las mantas a modo de fundas que cubren sus asientos, todo un símbolo del ayer.   Éramos Malasaña es un blog que recupera la memoria histórica del barrio de Universidad a través de fotografías antiguas de vecinos, publicadas en Somos Malasaña. Las líneas que contextualizan cada imagen son del fotógrafo Pablo Linés, uno de los impulsores de ‘Tienes un Tesoro‘, iniciativa ciudadana que está logrando que los habitantes del barrio rescaten de cajones álbumes olvidado y los compartan con sus vecinos. Más imágenes antiguas Fotografías antiguas de Madrid, en el blog Éramos Malasaña Si tú también ‘tienes un tesoro’ en modo de fotografía antigua del barrio de Universidad (anterior al año 2000), escríbenos a contacto@somosmalasana.com...
Publicado por

Llegan las Escuelas Abiertas de Verano para familias, en Espacio Pozas 14

19:12