primer periódico hiperlocal en España | año VII | 28 de septiembre de 2016
Seleccionar página

Sonia Giordani, diseñadora malasañera de prêt-à-porter de lujo

Sonia Giordani | Foto: Ana Nieto (http://www.ananieto.com )

Sonia Giordani | Foto: Ana Nieto (http://www.ananieto.com )

Estando como estamos en la antesala de la fiesta de la moda por excelencia en Madrid, la Cibeles Fashion Week, y en víspera también del resto de propuestas del  mundo del vestir que se organizan alrededor de ella, hoy toca hablar de moda. Sonia Giordani, diseñadora malasañera -aunque nacida en Italia-, ultima estos días su cuarta colección (“X_TRAMONIO #4″), que a finales de mes presentará  en Ciball (Corredera Baja de San Pablo). Hablamos con ella de la parte menos mediática de la moda, la de las pequeñas marcas que surgen en mínimos talleres, robando horas de descanso a sus creadores, tan escasas de dinero como sobradas de ilusión.

Sonia estudió moda en Italia y llegó a Madrid para realizar un master en coolhunting en IED (calle de la Flor Alta). Desde hace tres años vive en Malasaña, un lugar que escogió por la mezcla de creatividad y vida de barrio que aúna y del que dice es el sitio de Madrid donde se pueden encontrar los looks más atrevidos en sus calles. Destaca, además, que las grandes marcas no han entrado en una zona que es, en cambio, territorio de pequeñas tiendas y de propuestas interesantes.

Sonia trabaja durante todo el año como freelance en el mundo de la moda para poder costearse la presentación, una vez al año, de la última colección de su propia marca, LaMuss by Sonia Giordani. Su gran día de 2013 será el próximo 26 de septiembre, a las 20 horas. Entonces, 14 looks totales, con complementos creados a mano y zapatos prestados por Maians (Barcelona) y Pleasure (EEUU), se someterán a juicio público.

Uno de los estilismos de la pasada colección de Giordani | Foto: Ana Nieto

Uno de los estilismos de la pasada colección de Giordani | Foto: Ana Nieto

Dice Sonia que lo suyo es un pret-à-porter de lujo, con cortes sencillos y líneas rectas; con tejidos caros, lanas, cachemire, linos y sedas. Sobre su manera de trabajar apunta: “Corto lo menos posible la tela y trabajo con materiales preciosos. Huyo en la medida de lo posible de las tallas, trato de eliminar un poco las tallas definidas de las colecciones y crear propuestas adaptables a varios cuerpos”. En su colección, en la que este año se ha atrevido por vez primera a incluir tres looks de hombre, pueden encontrarse prendas de entre 50 y 1.000 euros, combinables entre ellas y para noche y día.

Montárselo en ‘la periferia’

Sonia se mueve fuera del circuito de Cibeles y fuera también de ese escaparate alternativo que es el Off Cibeles; afirma que se puede vivir en la periferia de ambas citas, aunque confiesa su admiración por el Off y por muchos de los diseñadores incluidos en este circuito del que trató de formar parte, pero para el que no la escogieron en su día. “Hay gente muy buena en el Off que merecería estar en Cibeles. A mí no me incluyeron y me lo monté por mi cuenta”, dice medio nostálgica medio orgullosa. De sus colecciones anteriores lo ha vendido todo y eso que aún no tenía la tienda online que abrirá en breve.

“Hay que abrirse, internacionalizarse y hoy en día Internet nos da la oportunidad de que el mundo entero se asome a nuestra pasarela y eso es algo que debemos aprovechar. La otra opción que tenemos quienes producimos pequeñas piezas no siempre conviene: las tiendas te piden el 50% de una venta si dejas en sus percheros tus creaciones, las cuales en muchas ocasiones ni tan sólo muestran bien”.

Al margen de lanzar su marca a través de Internet, sueña con poder realizar grandes producciones, aunque para ello necesite hallar poco menos que a un príncipe azul: “Siempre esperas que asista alguien a tu desfile, te compre la colección entera y te ponga a trabajar para él pero con tu propia firma. ¿Quién sabe? Aquí podría suceder. En Madrid hay un público muy curioso, siempre dispuesto a asistir a un desfile por pequeño que sea. Lo mismo pasa con críticos importantes de moda y con blogueros conocidos. En mi país, Italia, nunca podría hacer un desfile así: nadie va a verte si no te conocen. En Italia se estudia en las escuelas para entrar a trabajar en las grandes marcas -Armani, Versace…-. Aquí te preguntan en las escuelas qué quieres hacer y te animan a seguir tu propio camino”.

Al preguntar sobre por qué eligió Malasaña para presentar su colección, la respuesta que obtuvimos fue rotunda: “Este es mi barrio, no me planteé presentarla en ningún otro sitio”.

Menos originales

En su condición de ‘coolhunter’, Sonia cree que la gente es ahora menos atrevida que hace unos años, cuando ella llegó a España. “Antes eran más originales. Ahora han tomado más conciencia de los looks que llevan, atreviéndose a comprar más moda y dejándose llevar más por la tendencia del momento. Eso directamente conduce a la despersonalización del look de cada uno. Pienso que hay que comprar menos y hacerlo de una manera más personal”.

Cuando valora desde su faceta de creadora de moda lo que sus colegas están haciendo apunta a que la moda está un poco parada: “Se repite mucho y se está adecuando a la crisis, optando por prendas más llevables; para que la gente no piense se le da todo hecho”.

Si estás interesad@ en asistir al desfile de presentación de la cuarta colección de LaMuss by Sonia Giordani, escribe un correo electrónico solicitando invitaciones a sonia.giordani@gmail.com

 

Publicado por

Toda la programación del Museo del Romanticismo en septiembre

19:31