primer periódico hiperlocal en España | año VII | 9 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Un libro de fotografías capta la Malasaña más auténtica

Cuando Manuel Sosa se acercó por vez primera con su cámara a Malasaña, hace algo más de dos años, sólo conocía el mito. Hoy conoce el barrio. Acaba de publicar ‘Barrio de Maravillas, ligeramente distorsionado’, un libro de 140 fotografías que constituye un fresco en el que nuestro día a día -lugares, comercios, edificios y vecinos- ha sido elevado a la categoría de arte. Los turistas, lo mismo que los visitantes nocturnos, han quedado al margen de un volumen en el que se destaca la autenticidad de la vida del vecindario, o lo que queda de ella.

Antes de disparar su cámara, Sosa, más de 30 años dedicándose a la fotografía, se ha zambullido en la rica historia de Maravillas-Malasaña y de sus gentes, ha paseado por cada rincón -contemplándolos y estudiándolos a distintas horas del día-, ha bebido de su espíritu en cada sorbo de café que casi a diario ha tomado aquí y allá y ha visualizado exactamente cada una de las imágenes que quería tomar. Cuando todo estuvo perfectamente estructurado en su cabeza es cuando entró en acción el Sosa cazador: el artista que mezcla paciencia y capacidad de reacción ante la magia de lo imprevisto.

“Un barrio ‘faulkneriano'”

Hay fotografías que he tardado hasta 10 horas en lograrlas. Elegía el marco, el encuadre y allí me quedaba apostado a la espera de que llegara la luz que deseaba o a que se cruzara ante mi objetivo la persona justa que diera sentido a la escena completa”. No es de extrañar que con este ‘modus operandi’ muchas de las imágenes que Sosa ha incluido en el libro puedan leerse como si de narrativa se tratara. “Tienen mucho de cómic“, comenta el autor, “por los contrastes y los elementos que acumula cada imagen”.

“Malasaña es un barrio ‘faulkneriano’ que no he agotado como tema con la publicación de este amplio volumen fotográfico. Para mí es un barrio gris por los edificios que lo forman, al que vecinos y comercios dan color y movimiento. Con el libro he tratado de contar sin palabras cómo es la vida de diario en la zona”.

Técnicamente, Sosa se ha acercado a Malasaña combinando en cada imagen el blanco y negro con pinceladas de color y echando mano en múltiples ocasiones del ojo de pez para salvar el poco tiro de cámara que la estrechez de las calles concede.

‘Autoeditor’ en busca de editor

Manuel Sosa ojea su libro en el bar Sidi | Foto: Somos Malasaña

Con el material que formaría el libro entre sus manos, Manuel Sosa no se lo pensó dos veces y hace 20 días se lanzó a la autoedición de ‘Barrio de Maravillas, ligeramente distorsionado’. La plataforma ‘online’ estadounidense Blurb le ha dado la oportunidad de hacer, por el momento, una pequeña tirada del mismo, la cual está moviendo con la esperanza de encontrar editor o, en su defecto, patrocinadores que le permitan imprimir algunos ejemplares más y que distribuiría por pequeñas librerías independientes de las que abundan en el barrio. En cualquier caso, el libro puede adquirirse ya en internet, donde también puede verse de forma íntegra.

En ‘Barrio de Maravillas, ligeramente distorsionado’ hay señoras mayores, comercios antiguos y nuevos, modernas de falda corta, mercadillos, monjas, abuelas en restaurantes de sushi, perros, muchos carritos de bebés, terrazas, bares, pintadas, chinos, procesiones, putas y amor, mucho amor por Malasaña.

 

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39