primer periódico hiperlocal en España | año VII | 7 de diciembre de 2016
Seleccionar página

Una iniciativa ciudadana solicita que el metrobus sea gratis para los niños

Miguel Martínez, Berta Sarralde y Elena Morán

¿Te parece normal que un niño desde los 4 años tenga que pagar en el metro y en el autobús un billete de adulto? Es lo que ocurre en Madrid. Hay abonos para jóvenes y para personas mayores, pero para niños, nada de nada, precio de adulto. Al menos para los niños madrileños porque, por increíble que parezca, sí existe una reducción especial del 50% para los menores de hasta 11 años que acceden al transporte público como ‘turistas’.

Una plataforma ciudadana, gestada en nuestro barrio, se ha propuesto lograr la gratuidad en el transporte público para los menores de 12 años y que, a partir de ahí, “exista un billete ‘mini’ hasta los 18“, tal y como se hace en otras ciudades españolas y en muchas europeas.

Desde enero de 2009 la iniciativa ‘Metrobus Infantil Gratis’ lleva trabajando en silencio en pos de su objetivo. Tras recabar el apoyo de la FRAVM, la FAPA Giner de los Ríos y la del Foro de la Movilidad; y con un manifiesto, un blog y la utilización de las redes sociales como herramientas para la lucha, sus responsables se sienten ahora más que preparados para dar la batalla y ultiman el lanzamiento de una campaña que, muy probablemente, podría arrancar con una concentración en Sol a finales de este mes de junio.

Berta Sarralde, Elena Morán y Miguel Martínez son el núcleo duro de esta plataforma, que este miércoles se reunirá en la plaza de Carlos Cambronero con vecinos y representantes de asociaciones de padres de alumnos de distintos colegios con el objetivo de cerrar un próximo plan de acción.

La importancia de formar ciudadadanos y de crear usuarios

“Todos acabamos mintiendo sobre la edad de los niños al acceder al metro o al autobús hasta que son demasiado altos para colarlos”, admite Elena Morán, una de las promotoras de la iniciativa. “Sin embargo, está claro que esta práctica no es la mejor manera de formar futuros usuarios del transporte público“.

“No estamos pidiendo la gratuidad total para los niños del transporte, sino la existencia de un abono anual simbólico que convierta a los niños en ciudadanos, conscientes de la importancia de lo público“, añade Berta Sarralde.

El abono al que se refiere Sarralde podría ser muy similar al que desde el pasado mes de septiembre funciona en Barcelona, donde los niños de entre 4 y 12 años sólo han de abonar 35 euros anuales por la emisión de una tarjeta que les franquea la entrada al transporte público.

“Es que tal y como están las cosas y los precios, a una familia con dos niños le compensa más desplazarse en coche“, apostilla Miguel Martínez.

¿Para qué utilizan los niños el metro?

La reivindicación de esta plataforma se entiende aún mejor si, tal y como apunta Martínez, reflexionamos sobre para qué toma el transporte un niño menor de 12 años. “Lo más normal es que vaya en metro para ir al colegio, a un museo a realizar actividades extraescolares, a un parque, o para disfrutar de unas instalaciones deportivas, ¿y para eso deben pagar un precio normal de adulto?”.

Madrid no es una ciudad para niños, cuando se hace una inversión no se piensa en ellos y hay que salir del centro de la ciudad para disfrutar de las ofertas que hay para la infancia”.

Ver la ciudad de otra manera

Que el metrobus sea gratuito para los niños y que estos se acostumbren a usar el transporte público, “tiene también mucho que ver con el modelo de ciudad que estamos gestando para el futuro“, según los promotores de la iniciativa.

“Queremos ir paso por paso, pero es evidente que este frente podría contribuir a, en un futuro, vivir en una ciudad más cómoda y más accesible porque formamos futuros usuarios del transporte público. Aspiramos a que la ciudad sea lo más peatonal posible y a que las bicis tengan cabida en ella”, concluye Elena Morán.

Sobre el éxito de su lucha, los promotores se muestran esperanzados y echan mano de otro logro relacionado con los niños y el transporte público para darse ánimos: “Nos acordábamos de lo que costó que los carritos de bebé pudieran subir a los autobuses de la EMT. Pero se consiguió. Y hoy nos parece asombroso que, hace muy poco, esto no existiera”.

Desde antes de Navidad esperan que el Consorcio de Transportes les conceda la entrevista que solicitaron con sus responsables con el objetivo de presentarles su propuesta y para que, en cualquier caso, “piensen algo sobre el precio del billete infantil”.

Publicado por

Luces de Navidad 2016 – 2017 en Madrid: calles y diseñadores

21:39