primer periódico hiperlocal español | año VIII | 16 de diciembre de 2017
Seleccionar página

A Malasaña le ha salido una nueva sala ‘off’: Intemperie Teatro se abre al barrio

La escena teatral de Malasaña toma impulso con un nuevo proyecto: sala Intemperie Teatro. Nuevos aires, nuevas ideas, más propuestas culturales para el barrio.

La familia de Intemperie Teatro (de izq a dcha): Gerard Iravedra, Virginia Frasquier, Silvia Espallargas, Eva Rodríguez y Gorka Lasaosa | Foto: Somos Malasaña

De las cenizas aún humeantes de la Sala Tú ha surgido el fénix de Intemperie Teatro, una apuesta decidida por las tablas, en su versión off.

Andaban el actor Gorka Lasaosa y el director teatral Gerard Iravedra hace apenas dos años por la plaza de San Ildefonso, soñando con poder tener algún día un espacio propio en el que poder desarrollar sus propuestas como compañía, cuando el frío malasañero les regaló el nombre de su productora y de lo que hoy es su teatro, al sorprenderlos en medio de la plaza, a la intemperie.

Por aquel entonces, recién llegados a Madrid, presentaban Mathilde, de Veronique Olmi, su primer montaje como compañía en el Teatro Lara. La cosa fue bien y en ya en 2016 llegó No soy Dean Moriarty, de Joan Yago. Esta obra la estrenaron en la Sala Tú, permaneciendo 8 meses en cartel. Su tercer espectáculo, Martingala, también de Joan Yago, también se estrenó en Sala Tú, en 2017 y, premonitoriamente quizá, se convirtieron en compañía residente del espacio que hoy es su casa.

Algo más tarde, cuando los gestores de Sala Tú decidieron dar un giro a sus vidas, ahí estaba Intemperie, como relevo más natural. Cuenta Gerard Iravedra que ellos son ante todo una compañía de teatro, pero que dudaron poco a la hora de decidirse a tomar las riendas de un espacio sin patrón que conocían tan bien. Nuevo nombre, nueva pequeña familia gestora -formada por seis personas-, unas mejoras en la sala, nuevos aires y voilà!, tenemos nueva propuesta teatral en Malasaña: Sala Intemperie Teatro.

“La novedad principal de nuestro espacio off con respecto a otros espacios que salpican la ciudad es que no tenemos multiprogramación. Creemos que las funciones se resienten con ese sistema, con el que seguramente se puede ganar más dinero al tener más oferta, pero que creemos maltrata al espectador. Nosotros hacemos una apuesta mensual por dos compañías, una más nueva -que actúa de martes a jueves- y otra más consolidada -que hace representaciones de viernes a domingo-. Cada una ofrece 12 únicas funciones al mes. Hemos trabajado a fondo la programación y la tenemos completa hasta el próximo junio. Pensamos que tanto actores como público van a agradecer este sistema”.

Mucho más que teatro

Intemperie es, además, una sala de teatro que no va a ofrecer sólo teatro. Otra de sus grandes apuestas es la música en vivo, en formato acústico. No abundan ya en Malasaña espacios bien acondicionados para disfrutar de una actuación en directo. En estos conciertos la sala se abre a la pequeña zona de bar que tiene anexada y su propuesta se asemeja a la de esos antiguos cafés musicales que más de uno añora y que eran lugares de lo más propicio para dar con nuevos descubrimientos.

Por supuesto que en Intemperie Teatro también habrá cursos de formación -regular a partir del próximo enero- y talleres puntuales impartidos tanto por actores ya consolidados como por otros menos conocidos pero con un grado de especialización y maestría en lo suyo sobresaliente.

Abierta al barrio

¿Y qué podemos esperar de la relación de Intemperie con Malasaña? Tanto Lasaosa como Iravedra, vecinos ya del barrio desde hace algún tiempo, tienen claro que quieren abrir la sala a los malasañeros. Y quieren hacerlo no sólo de boquilla, sino con hechos palpables. Por lo pronto han decidido que reservarán cierto número de invitaciones para los estrenos de las obras que irán pasando por su local para los propios vecinos. Este martes, sin ir más lejos, regalan 20 entradas para el estreno de Oriotalev. “Queremos que los malasañeros vuelvan al teatro. Por nuestra experiencia, hemos comprobado que a las salas del barrio acude muchísima más gente de fuera de la zona que residentes en ella y no nos explicamos bien el porqué”, apunta Gerard Iravedra.

Otra forma de hacer que la sala esté más cerca de la gente de Malasaña es cediéndola para propuestas vecinales interesantes que les puedan llegar. “Estamos dispuestos a escuchar todo tipo de peticiones”, comenta. El espacio también está disponible para realizar castings, eventos y, por ejemplo, otro tipo de talleres que no tengan que ver necesariamente con el teatro.

En la programación de diciembre de Intemperie vamos a encontrar dos compañías, dos obras en cartel: Oriotalev, que se estrena hoy, y Amor de Niños, que lo hará el próximo día 1. Dos buenas excusas para conocer ‘in situ’ la propuesta de estos recién llegados.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicado por

A Malasaña le ha salido una nueva sala ‘off’: Intemperie Teatro se abre al barrio

11:36