primer periódico hiperlocal español | año VIII | 26 de mayo de 2018

Diez ‘bares de viejos’ que resisten en Malasaña

Casa Camacho, Airiños, La Pomarada, Cafetería Dominó o El Palentino son algunos de los lugares que resisten el paso del tiempo a base de buenas tapas y precios

Son antiguos, pero no llegan a la categoría de centenarios. Se les llama bares de viejos, aunque son jóvenes los que los llenan todas las noches. Su decoración no es la más cuidada pero funcionan mejor como lugar de encuentro que cualquier local de moda con estética hipster. Son los bares clásicos de Malasaña, los de barra metálica, carteles antiguos y precios imbatibles. Aunque en el barrio han desaparecido muchos (la lista es larga: el Lozano, el Prado, el bar NoviciadoLa Pepita, O Compañeiroel Chamizo o el Boñar de León), todavía quedan muchos focos de resistencia en los que es posible tomarse un botellín con tapa sin dejarse el sueldo.

Esta es la lista-homenaje a los lugares que sobreviven en Malasaña (puedes añadir los tuyos al final de ella, en los comentarios):

Bar Sidi

Situado junto a la plaza San Ildefonso, en una de las esquinas con mejor visibilidad del barrio, el Sidi es uno de los clásicos de Malasaña. Abrió en 1943 y desde entonces es el primero del barrio en levantar la persiana a las ocho de la mañana, que luego no cierra hasta la una de la madrugada.

Por la mañana su clientela se nutre de trabajadores y vecinos (no sirve alcohol hasta las 12.00) ofrece raciones, comidas y -sobre todo- muchas cañas (1,40 € la unidad, Mahou), que siempre acompaña de tapa. Con el tiempo también se ha convertido en uno de los mejores lugares para ver fútbol en directo, en un barrio donde escasean las teles.

Dónde: C/ Colón 15
Precio de la caña: 1,40€ (Mahou)

Cafetería Dominó

Entrada a la Cafetería Dominó | SOMOS MALASAÑA

Un bar que cierra por las noches en uno de los barrios más nocturnos de Madrid merece un monumento. Tanto porque renuncia al negocio de las copas como porque se centra en la primera hora del día, la que da servicio a los currantes de Malasaña, aquellos que bajan a su bar de confianza en busca de cafeína antes de empezar la jornada laboral.

El Dominó es una cafetería de barra, tanto por su disposición en forma de U como por el ambiente de su interior, que permite conversaciones cruzadas y tener controlada a toda la clientela de un vistazo. Allí conviven jóvenes y mayores, pero sobre todo hay ambiente vecinal: en ese lugar te encontrarás la charcutero o al frutero tomando una caña o una copa después de cerrar su comercio.

En cuanto a su oferta gastronómica, sirve raciones, menú del día, botellines y cañas (1,50 euros, Amstel). Siempre acompañadas de una ración que suele se mejor que las típicas patatas fritas de compromiso, sin alma, que ponen en otros locales más arreglados.

Dónde: Corredera Alta de San Pablo 6
Precio de la caña: 1,50€ (Amstel)

Farmacia de guardia

“De toda la vida, pero de verdad… no ha cambiado en nada excepto porque se cobra en euros y no se puede fumar”. Esta frase, que Iker escribió en Google hace unos días, define perfectamente la filosofía del bar Farmacia de guardia. Un local de divertido nombre que ofrece lo que parece: cañas, tapas y raciones típicas de grasabar a buen precio. En este sentido destaca su menú del día durante los fines de semana a 10 euros.

Como en la mayoría de locales de este tipo, muestra en su lineal de botellas auténticos tesoros de la historia en forma de ediciones descatalogadísimas de bebidas de otro tiempo, como el Ponche Bobadilla.

Dónde: Corredera Baja de San Pablo 49
Precio de la caña: 1,40€ (Amstel)

Casa Camacho

Varios hermanos gestionan este pequeño local de la calle San Andrés, que se ha ganado un puesto en el podio de honor de bares castizos de Malasaña. La decoración de esta taberna, llena de barriles antiguos y carteles de esos que hacen bromas, merece la visita pero su barra de zinc y sus grifos deberían ser a estas alturas Patrimonio de la Humanidad.

Hablar del Camacho es hablar del YAYO (lo ponemos con mayúsculas porque lo merece). Un pelotazo donde los haya (ojo con tomar varios) que proviene de la media combinación, un cóctel clásico de Madrid. El vermut se sirve con hielo, limón y gaseosa, mientras que al yayo le añaden un gin de calidad baja. Todo acompañado de aceitunas y patatas fritas, a unos precios muy competitivos.

El mejor momento para ir al Camacho es entre semana, cuando puedes encontrarte con los auténticos parroquianos del local. El fin de semana está tomado por grupos de universitarios que rebosan por las tres puertas del establecimiento. Antes también se podían tomar yayos en El Chamizo o en O Compañeiro, pero ambas tabernas están ya cerradas. No obstante, la popularidad de esta combinación hace que la sigan vendiendo en bares nuevos de San Vicente Ferrer.

Dónde: C/ San Andrés 4
Precio de la caña: 1,50€ (Amstel)

El Palentino

Cervezas y tapas en El Palentino | SOMOS MALASAÑA

Qué decir de uno de los clásicos contemporáneos más famosos de Malasaña. Situado en la calle Pez, El Palentino marca perfectamente las dos vidas de este tipo de bares en el barrio: por la mañana Loli (una de las propietarias) sirve desayunos en un ambiente muy cercano. En esos momentos su clientela es exacta a la que se retrata en la película El Bar, de Álex de la Iglesia (cliente habitual).

Por las tardes y noches la cosa cambia. Casto (el otro propietario) toma el timón y suele colocar el cartel de Aforo completo porque hordas de jóvenes acuden en busca de, además de sus cañas, botellines y copas, su ya famoso sandwich mixto a la plancha o bocadillos a precios de risa.

Dónde: C/ Pez 8
Precio de la caña: 1,20€ (Amstel)

Tempo II Bar

En la calle San Bernardo se sitúa este bar de toda la vida, con apariencia de irlandés y barra acolchada en el que es posible desayunar un café y una tortilla, pero también tomarte copa barata (sin peligro de garrafón) hasta las 2.00 de la madrugada. Su versatilidad hace que las mañanas esté lleno de trabajadores y estudiantes de los diferentes centros escolares que le rodean y por las noches el ambiente de moderneo suba como la espuma.

El servicio es clásico y muy profesional y el local dispone de una amplia zona para sentarse cómodamente, con sillones y mesas que te atrapan. Si los cazas a primera hora, es probable que no salgas de allí hasta que cierren.

Dónde: C/ San Bernardo 66
Precio de las copas: 5€

El Maño

En la misma línea que Casa Camacho, la taberna de El Maño se encuentra en el otro lado de Malasaña, al que se llega atravesando San Bernardo. Está rodeado de otros locales que conviene no perder de vista (La Palmera, Bodegas Rivas…) y ocupa el mismo local desde el año 1927. Toma su nombre de un maño que formó un pequeño imperio tabernero en el barrio, con otro local en Jesús del Valle (la actual taberna La Copla).

“Llegó a haber hasta nueve, pero siempre fue como una especie de franquicia, la condición era que todas las tabernas El Maño vendieran el vino que él traía desde Aragón”, contaba la regente del local, Marisol, a Somos Malasaña hace unos años. Aún hoy se puede ver en la entrada de la taberna la rejilla por donde los camiones servían con goma el vino a las grandes tinajas de la bodega.

El ambiente del Maño por las noches es similar al del Palentino: lleno hasta la bandera y buen ambiente con muchas cañas, vinos y algunas tapas para picar mientras disfrutas de una decoración de madera que cuenta con casi un siglo.

Dónde: C/ Palma 64
Precio de la caña: 1,50€ (Mahou)

Airiños do Miño

Con cada consumición serás recompensado con una tapa muy generosa. Sitio barato para cañear o ir de vinos, también se pueden degustar raciones (abundantes y a buen precio). Conviene estar atento a las ofertas, que suelen incluir botella de Albariño o Ribeiro con alguna ración.

Tapa y ración en el Airiños do Miño | SOMOS MALASAÑA

Dónde: Ponciano 4
Precio de la caña: 1,30€ (Estrella Galicia)

 

El Chorrillo

Este local, que cambió de ubicación hace no mucho, sigue conservando su esencia: botijos, parroquia chorrillera y buenas bandejas de tapas (a elegir) tras el mostrador acristalado de la barra. Tiene bocadillos generosos y baratos, y gastan menú casero con platos de cuchara.

Dónde: Travesía del Conde Duque 5
Precio de la caña: 1,40€ (Mahou)

 

La Pomarada

Junto al cuartel del Conde Duque resisten numerosos locales de toda la vida, en los que tomarse una caña o sidra acompañada de una buena tapa o animarse con una ración. Uno de ellos es La Pomarada, un asturiano típico, de los muchos que abrieron emigrantes de aquella región en Madrid en los años setenta y ochenta, que conserva un buen ambiente y buenos precios.

Además de contar con un comedor trasero, la parte delantera tiene todo lo que a un bar de este tipo se le pide: barra metálica, televisión y buen servicio (son especialmente amables). En su carta, platos típicos de asturiano madrileño (chorizo a la sidra, sepia…). Y mucho aceite y fritos, claro.

Dónde: C/ Conde Duque 3
Precio de la caña: 1,50€ (Mahou)

* NOTA: Todos los precios de cañas se basan en el artículo Cuánto vale una caña en Malasaña

Publicado por

Diez ‘bares de viejos’ que resisten en Malasaña

10:49